Versión para impresora

Current Size: 100%

André Breton y los surrealistas

André BRETON, líder del movimiento surrealista, se instaló en Saint-Cirq-Lapopie durante los últimos veranos de su vida. Historia de un amor a primera vista.

 

Un ciudadano del mundo en Saint-Cirq Lapopie

Casa de André Breton

Nacido en Normandía, André BRETON se convertirá en el transcurso de sus búsquedas y encuentros en «ciudadano del mundo». Es esta condición la que le llevará, en junio de 1950, hasta Saint-Cirq Lapopie. Acababa de inaugurar en Cahors, junto a su amigo Robert Sarazac, la Primera Carretera mundial sin fronteras. Una treintena de kilómetros más lejos, Saint-Cirq Lapopie se mobilizaba para recibir uno de los terminales. El resto, es Breton quien mejor lo cuenta, en el testimonio que dejó en el libro de oro de la asociación «Los Amigos de Saint-Cirq», al comprar un año más tarde el antiguo Albergue de los marineros, en la parte baja del pueblo:

«Al término del paseo en coche que, en junio de 1950, consagraba la apertura de la Primera Carretera Mundial, única carretera de la esperanza, apareció ante mí Saint-Cirq encendida por los fuegos de Bengala, como una rosa imposible en la noche.

Debió de tratarse de un flechazo, si pienso que, a la mañana siguiente, volvía a la tentación de posarme en el corazón de esa flor: maravilla que, aunque había dejado de arder, permanecía intacta.

Más que tantos otros parajes –de América, de Europa– Saint-Cirq me había lanzado el único hechizo: aquél que fija para siempre. Dejé de desear estar en otra parte. Creo que el secreto de su poesía se emparenta con el de algunas iluminaciones de Rimbaud, es el producto de un raro equilibrio en la más perfecta desnivelación de planos. La enumeración de sus otros recursos está muy lejos de agotar este secreto… Cada día, al despertar, tengo la impresión de abrir la ventana a las riquísimas horas, no sólo del Arte, sino de la naturaleza y de la Vida.» (3 de septiembre de 1951). ¡Qué homenaje, viniendo de aquél que se definía como buscador del «oro del tiempo»! Breton vendrá a pasar todos los veranos a Saint-Cirq, hasta su muerte en septiembre de 1966.

La casa no está abierta al público ya que fue comprada por particulares, pero sigue resonando en ella el recuerdo de André Breton, pues quienes viven hoy allí son artistas, que trabajan rodeados de algunos objetos que pertenecieron al escritor.

 

André Breton, líder del Surrealismo

André Breton y el surrealismoInspirado primero en el Dadaísmo con Tristan Tzara, André Breton marcará el fin de este movimiento al fundar el Surrealismo. El «Manifiesto del Surrealismo», que redacta en 1924, propone una definición de este nuevo movimiento: «automatismo psíquico puro por el cual se pretende expresar, ya sea verbalmente, por escrito o de cualquier otra manera, el funcionamiento real del pensamiento. Dictado del pensamiento en ausencia de todo control ejercido por la razón, fuera de cualquier preocupación estética o moral». Preconiza, pues, una escritura liberada de las coerciones morales y del peso de la razón en el proceso creativo.

Su objetivo es abolir las fronteras entre realidad e imaginación: «lo imaginario es aquello que tiende a volverse real», escribía.

El movimiento surrealista influirá en las corrientes de pensamiento de los años cincuenta. Grandes artistas lo animaron: Louis Aragon, Paul Éluard, Robert Desnos, Antonin Artaud, Georges Bataille, entre los autores; Max Ernst, Salvador Dali, René Magritte o Juan Miro entre los pintores.

André Breton escribía: «La mayor debilidad del pensamiento contemporáneo parece residir en la sobreestimación extravagante de lo conocido respecto a lo que queda por conocer».

Entonces, si todavía no conoces este pueblo catalogado "entre los más bonitos de Francia", ven a descubrir Saint-Cirq Lapopie...

 

Algunas fechas

Bibliografía