Versión para impresoraEnvoyer à un ami

Current Size: 100%

Galerías y talleres de artistas

Saint-Cirq Lapopie, pueblo de artistas, es una realidad durante todo el año. Repartidos en las callejuelas medievales, una decena de ellos extraen su inspiración de los materiales, luces y misterios del pueblo, manteniendo la tradición artística del mismo.

 

Tras los pasos de los artistas… guiado por tus sentidos

Entre río y meseta calcárea, a través del discurrir del pueblo, caminando tras los pasos de artistas y autores surrealistas como André BRETON, Saint-Cirq Lapopie invita a vivir un momento de descubrimiento íntimo. El color, la materia y la luz se dieron cita aquí hace ya mucho tiempo, trayendo consigo la inspiración, y el visitante es cautivado por la magia de uno de los «pueblos más bonitos de Francia».

 

La reputación artística de Saint-Cirq Lapopie se ha ido forjando a lo largo de las décadas. Hoy en día, este pueblo a orillas del Lot sigue reivindicando su dimensión de pueblo de artistas y lo demuestra: con once artistas instalados al año, afirma su identidad artística.

 

Saint-Cirq Lapopie ha sabido atraer a sus callejuelas a Henri Martin, Pierre Daura, Othon Friesz, Paul Paquereau, Joseph Rignault, que aquí desarrollaron sus sentidos artísticos.

Joseph Rignault, coleccionista de arte de comienzos del siglo XX, invitó a su vez a numerosos artistas, a través de obras expuestas en su mansión (las de Soutine, que él descubriera), o albergándoles en su casa, como a Man Ray, quien dejó como recuerdo un dibujo original en el Libro de Oro de los Amigos de Saint-Cirq.

 

Herederos inspirados

Hoy en día, a través de un «Itinerario de artistas», Saint-Cirq Lapopie presenta el conjunto de artistas del pueblo. Si te dejas llevar por la curiosidad o el deseo, al volver una esquina, en el recodo de una casa declarada monumento histórico, les encontrarás en sus talleres o galerías. Herederos inspirados de sus célebres predecesores, son artistas totalmente impregnados de su arte que viven y trabajan todo el año en Saint-Cirq Lapopie. Alza la vista y verás el banderín rojo que te indicará el lugar donde podrás tener un intenso intercambio.

Los lugares de exposiciones también están señalizados: Museo Rignault, Casas Daura, Castillo de Saint-Cirq, Casa de la Fourdonne rebosan de tesoros todavía secretos que sólo desean compartir.

 

La guía de visita que presenta estas instituciones está a disposición del público en la Oficina de Turismo y en los talleres o galerías: «Itinerarios de artistas», conduciendo a los aficionados a través de las callejuelas del pueblo. El visitante es invitado a seguir los banderines rojos colgados en las casas del siglo XIII, las mismas que le dan su encanto intemporal a este pueblo encaramado en el pico rocoso, a 100 metros por encima del río Lot.