Versión para impresoraEnvoyer à un ami

Current Size: 100%

La prehistoria en el Quercy

La geología de las Fosfateras

Hace 170 millones de años, un mar tropical semejante a las actuales Bahamas cubría la región. Este depositaba lodo carbonatado que, al envejecer, constituía la roca calcárea de las Causses del Quercy, y también fosfato procedente de la descomposición de materias orgánicas. Hace 70 millones de años, el mar se retiró y el Quercy fue recubierto por una selva tropical. El agua de lluvia se infiltró formando grutas y ríos subterráneos a diferentes profundidades. Simultáneamente, una intensa erosión se operó en la superficie. Los carbonatos se disolvieron. Las arcillas se acumularon y concentraron el fosfato. Entre -50 y -20 millones de años, las cavidades subterráneas se abrieron transformándose en trampas. El agua arrastró arcillas y restos de organismos vivientes que rellenaron estos abismos. El fosfato se depositó en forma de concreciones (nódulos, cortezas), fosilizando los restos orgánicos.

La explotación de las Fosfateras

En 1865, Jean André Poumarède descubre nódulos de fosforita en la superficie de un campo donde la vegetación crece bien, cerca de Caylus. El fosfato es un abono y la fosforita es escasa y, por lo tanto, cara en aquella época. En 5 años, un «ejército» de prospectores localiza más de 300 yacimientos. Hacia 1870 arranca la explotación industrial, que producirá más de 300.000 toneladas de fosfato en cerca de veinte años. Hacia 1887, la competencia de nuevos yacimientos descubiertos en África del Norte y en Florida hará declinar esta actividad floreciente.

Los fósiles de las Fosfateras

Durante la explotación, numerosos fósiles se trituran para producir abono. Algunos de ellos escapan a este proceso y van a alimentar las colecciones paleontológicas privadas y los museos del mundo entero. Por entonces, algunos científicos llevan adelante estudios descriptivos muy completos sin conseguir datarlos con certeza. Habrá que esperar a los años sesenta para que se retomen los estudios científicos sobre el terreno. Se identifican más de 600 especies animales en más de 170 yacimientos. Se las reconoce esencialmente por la forma de sus dientes. Su comparación con los organismos actuales pone en evidencia los lazos de parentesco entre especies, las influencias de la evolución y el entorno natural de la época. Revelan que entre -50 y -20 millones de años, en el Quercy se sucedieron una selva tropical, una savana y una selva subtropical…

El Cloup d’Aural: una fosfatera habilitada para la visita

Abandonadas desde hace un siglo y a veces incluso transformadas en vertedero de basura, hacia finales de los años ochenta las fosfateras amenazan con caer en el olvido. Una asociación, «Las Fosfateras del Quercy», decide entonces valorizarlas habilitando el Cloup d’Aural en Bach. El yacimiento abre sus puertas a comienzos del verano de 2000, recibiendo a más de 2.000 visitantes. Una década después, acoge a más de 10.000 visitantes al año, desde Pascuas a la fiesta de Todos los Santos. Una visita guiada permite descubrir la explotación, la formación, los fósiles y la flora de las Fosfateras. El recorrido conduce al visitante de la superficie cálida y árida del Causse hasta el fondo de un abismo exuberante de vegetación y frescura. Un recorrido de interpretación completa la visita.