Versión para impresora

Current Size: 100%

El Patrimonio Secreto

El Causse de Limogne también sabe guardar algunos tesoros al abrigo de las miradas. Tendrás que caminar fuera de los caminos trillados para descubrir las "caselles" y "gariottes" (cabañas de piedra seca), palomares y otras riquezas de nuestro patrimonio. Al admirar los magníficos acantilados de los valles del Lot o del Célé, déjate sorprender por las casas trogloditas ocultas en su interior. Al continuar tu periplo, te bastará una mirada para que te impresionen los castillos de los ingleses, esos vestigios que extraen sus fuerzas de la roca del Lot. Ya sea con forma de edificios, objetos diversos o incluso lugares sagrados por su historia, representan la riqueza de las Causses del Quercy. Tras las huellas de nuestros ancestros y de su saber hacer, descubrirás un nuevo patrimonio. Desde luego, más confidencial, menos visible a veces o desconocido por algunos, éste te develará todos sus secretos y orígenes desde su creación.

 

Los muretes de piedra en seco o "cayrous"

Cuando entras en el departamento del Lot, es inevitable que te cruces con un murete que sirve de delimitación de una parcela o que bordea rutas y caminos.

Más numerosos que las cabañas de piedra seca, los "cayrous" son vestigios de trabajos agrícolas del siglo XIX. En efecto, durante las heladas, la piedra se fragmentaba y se esparcía por el suelo, obligando a los campesinos a proceder al desempedramiento de sus campos antes de sembrarlos.

La utilización de estas piedras servía así para la construcción de muretes o cabañas.

 

Las cabañas de piedra seca

Llamadas "capitelles" en Languedoc o "bories" en la Provenza, las cabañas de las Causses del Quercy llevan el nombre de "caselles" en el norte del valle del Lot y de "gariottes" en el sur.

 

Las "caselles"

Estos pequeños edificios de piedra seca construidos en medio de los campos son una especificidad de las Causses del Quercy. Erigidas en su mayoría durante la segunda mitad del siglo XVIII y comienzos del XIX, algunas siguen siendo visibles hoy en día pese a que gran parte de ellas han sido demolidas.

La mayoría, cuya presencia se sitúa cerca de Lalbenque o de Limogne en Quercy, son de forma circular y por ende más sólidas frente a los diversos cambios climáticos.

En cuanto a sus funciones principales, servían de refugios temporales, a la vez para los animales, el material y a veces para los hombres, por ejemplo durante temporales.

 

Las "gariottes"

Estas construcciones, acondicionadas dentro de muros que bordean las parcelas, pueden ser de plano circular o cuadrangular. Antaño, servían de refugio para los hombres y sobre todo para los propietarios de los campos o de las viñas o para sus trabajadores agrícolas. Estas características se reconocen gracias a losas usadas como asientos o banquetas.

 

Las casas troglodíticas

Erigidas al pie de los acantilados entre el valle del Lot y del Célé, lejos del gentío y al abrigo del ruido, sólo el chapoteo del agua y los cantos de los pájaros arrullan a los habitantes de estos pequeños poblados.

Con su encanto sorprendente, estos caserones situados en Cabrerets, La Toulzanie o Saint-Sulpice te encantarán por su arquitectura.

 

Les "lavaderos de mariposas"

Cerca de un abrevadero, charca, fuente o estanque se disponen unos lavaderos llamados "lavoirs à papillons" (lavaderos de mariposas), especificidad del sur del departamento del Lot.

Los lavaderos utilizados por las mujeres en el siglo XIX y hasta el XX estaban reservados a la tarea doméstica de la limpieza de la ropa. Los que se sitúan en el Causse de Limogne tienen la peculiaridad de tener dos piedras para lavar una frente a otra, de allí su forma de mariposa, para que las lavanderas puedan apoyarse en ellas y charlar.

 

Los palomares

Algunos existen desde el siglo XIV, se insertan en la historia del Quercy. Los palomares son numerosos en nuestro territorio y de una variedad arquitectural muy amplia: se construían con los materiales disponibles como ladrillo, madera, terracota o incluso piedra caliza.

Se distinguen cinco tipos diferentes de edificios: los palomares-torres, los palomares-torres cilíndicas, los palomares-torres cuadrangulares, los palomares sobre arcadas y los palomares sobre columnas.

Antaño, llamados "colombiers", servían para atraer a las palomas ya que sus excrementos procuraban un abono extremadamente ricos en nitrógeno. Muy codiciadas por los campesinos, éstos no dudaban en añadir este animal a su alimentación debido a sus modestos ingresos.

De plus, avoir un pigeonnier signifiait avoir un statut social élevé, puisque le droit de pigeonnier fut accordé à tout propriétaire possédant assez de terres pour que les oiseaux voraces puissent venir picorer.

 

Aujourd'hui, certains pigeonniers, tout comme beaucoup de constructions de pierre sèche, sont à l'abandon et dans un état avancé de délabrement ; mais bien heureusement certains propriétaires souhaitent redonner une nouvelle vie à ces bâtisses, afin de faire perdurer leur histoire à travers les siècles.